El doctor francés Thomas Grégory, jefe del servicio de cirugía ortopédica y traumatología del Hospital Avicenne de Bobigny, utilizó un casco especial de realidad aumentada fabricado por Microsoft, para implantar una prótesis en el hombro de una mujer de 80 años. La operación fue seguida por tres médicos ubicados en Londres, Seúl y Pensilvania.

El casco permite al usuario el uso de hologramas, los cuales representan diferentes partes del cuerpo, permitiendo determinar el grosor exacto de tejidos, detallar el cuerpo humano, conocer la ubicación exacta de órganos cercanos y disminuir los riesgos de infecciones.

Además, a través de esta tecnología los médicos pueden revisar el expediente médico al momento de la operación o pedir consejos a colegas que estén siguiendo en directo la intervención.

Fuente: eluniversal.com.mx

Suscríbete

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *